Camila defiende a los ‘dreamers’ en los Grammy


La cantante cubano-mexicana Camila Cabello se hizo oír este domingo en la edición 60 de los Grammy: alzó su voz para defender a los dreamers. La compositora de 20 años pidió que los dreamers no sean olvidados. De padre mexicano y madre cubana, la autora del famoso tema Havana comparte la historia de miles de indocumentados que llegaron a Estados Unidos de niños traídos por sus padres y que hoy corren riesgo de deportación bajo el gobierno de Donald Trump.

"Soy una orgullosa cubano-mexicana, nacida al este de La Habana, y estoy parada frente a ustedes en el escenario del Grammy en Nueva York. Solo sé que al igual que los sueños, estos chicos no pueden ser olvidados; vale la pena luchar por ellos", expresó la cantante que llegó a Estados Unidos con siete años.

"Al igual que a los dreamers, mis padres me trajeron a este país con nada en el bolsillo, solo esperanza. Me mostraron lo que significa trabajar el doble y nunca darse por vencido y honestamente, nada de mi camino ha sido distinto del de ellos", añadió la exintegrante del grupo Fifth Harmony, cuya carrera ha ido rápidamente en ascenso.

Desde la llegada de Trump a la presidencia, los dreamers se han convertido en uno de los principales temas de discusión de la política estadounidense. En septiembre, el magnate anunció el fin del programa DACA que permitía a unos 690.000 dreamers trabajar y estudiar. Pero la semana pasada, la estrategia de la Casa Blanca cambió y los dreamers se convirtieron en moneda de cambio para Trump: el presidente dijo que concedería la ciudadanía a casi dos millones de inmigrantes ilegales –la gran mayoría latinoamericanos–, a cambio de que el Congreso (concretamente con los votos demócratas) autorizase el gasto de 25.000 millones de dólares para construir el muro en la frontera con México. Trump mencionó entonces que la naturalización de los dreamers se produciría en "unos 10 o 12 años". Esta semana pondrá sobre la mesa su propuesta de reforma de las leyes de inmigración.

Después de hablar, Cabello presentó a la banda U2 que tocó en una tarima instalada en medio del río Hudson, con la Estatua de la Libertad de fondo, símbolo de la inmigración en Estados Unidos. "Benditos sean los países de mierda que nos dieron el sueño americano", comentó Bono en contestación al polémico comentario que hizo Trump sobre inmigrantes de El Salvador y Haití.

El rapero Logic también dedicó palabras a los "hermosos países llenos de cultura, diversidad y miles de años de historia", así como a los derechos y la igualdad de las mujeres. "En nombre de aquellos que luchan por la igualdad en un mundo que no es igual, no es justo y no está listo para el cambio que vamos a traer les digo traigan a su gente cansada, pobre y cualquier inmigrante que busque refugio".

Información: El Pais.