El voto consciente, lo más poderoso para cambiar un país: Malala


Malala Yousafzai, premio Nobel, afirmó en Sao Paulo que el "voto consciente" es el arma más poderosa para cambiar y mejorar un país y consideró que la educación de las niñas debe ser una prioridad para los candidatos, cuando faltan tres meses para las elecciones presidenciales de Brasil.

Al lado de activistas y educadoras brasileñas, Malala, de 20 años, consideró que la educación de las niñas a largo plazo es "la mejor inversión" posible y debe ser una "prioridad máxima" en las campañas de los candidatos que aspiran a la Presidencia de Brasil, que escogerá su nuevo mandatario en octubre próximo.

Malala, uno de las personas más conocidas e influyentes en la actualidad por su firme lucha a favor de los derechos de las mujeres, anunció que "muy pronto" pondrá en marcha en Brasil un proyecto "personal" para fomentar la educación de las niñas, aunque no ofreció detalles sobre la iniciativa. Según la activista, se estima que ese derecho básico es negado a unas 1,5 millones de mujeres en el país suramericano.

En su discurso, Malala, quien fue tiroteada por los talibanes a los 15 años por su deseo y defensa del derecho de ir a la escuela, reiteró que no puede haber espacio para el odio o la venganza: "cuando uno está centrado en la rabia, pierde la energía del mensaje que hay en sus palabras", recalcó la activista,

La Nobel se mostró optimista con relación al futuro, pues consideró que "a lo largo de los últimos 100 años", el mundo vio "significativos" avances, aunque hay "mucho más trabajo" por delante. En los momentos en los que se siente "frustrada", Malala contó que son "las miles de chicas" que viven en situación de vulnerabilidad las que le dan "energía" e "inspiración" para seguir con su lucha.

Finalmente, a las nuevas generaciones que muchas veces frustradas y desencantadas por la política y situación económica de Brasil, Malala dejó un sencillo pero poderoso recado: "no se callen. Su voz, su lucha tiene el poder de hacer el cambio".