Fundación Somos Arte México promueve campaña para valorar el talento artístico


Uno de los problemas que tiene el artista en México, sea su especialidad la danza, la música, el teatro o las artes plásticas, es que su trabajo y talento no son valorados como una profesión y, por lo tanto, no son bien remunerados, dice la presidenta de la fundación Somos Arte México, Latife Zetune Atri.

Para contribuir a solucionar esta situación, la artista, de ascendencia libanesa, señala en entrevista que su fundación buscará que se valore este trabajo y los creadores puedan vivir dignamente, además de ser un puente para que los creadores presenten sus propuestas en diferentes espacios públicos o recintos.

Por lo pronto, añade, Somos Arte México lanzará una campaña entre septiembre y octubre, en el cual los 50 artistas y compañías que ya forman parte de la fundación, realizarán una serie de intervenciones en distintas calles de la Ciudad de México para buscar concientizar a la población de que ser artista es una profesión igual que cualquier otra, cuyo impacto en la sociedad y en la educación es fundamental.

Latife Zetune Atri cursó la licenciatura de danza española en la Escuela de Danza Nellie Campobello, del INBA. Después vivió una temporada en Sevilla, España, para estudiar flamenco con los gitanos, además de ejercer como bailarina en distintos lugares y luego formar su compañía.

Ahora es la presidenta de la Fundación Somos Arte México, la cual se creó el año pasado. “En el país es muy tardado abrir una donataria autorizada, porque los trámites son muy lentos. Después de pasar ese largo proceso, estamos comenzando las actividades artísticas”.

En Somos Arte México, añade, hay artistas de todas las ramas del arte y su función central es apoyarlos. “Tenemos músicos, gente de artes escénicas, graffiteros…, de casi todas las especialidades, porque en la fundación se arropa a todos, el único requisito es que sean creadores consolidados”.

A estos artistas, indica, se les ayuda mediante una serie de oportunidades de trabajo. “Ahora, estamos desarrollando proyectos con la iniciativa privada o gobiernos, como el que tenemos con el municipio de Huixquilucan, para crear funciones y contratar artistas”.

En el país, añade Latife Zetune Atri, aún existe la creencia de que la creación artística “no se considera una carrera ni un trabajo de verdad, pero lo cierto es que, como en cualquier otra profesión, se requieren muchos años de estudio y una preparación permanente; además, como en mi caso, al ser bailarina, debes cuidar tu cuerpo, olvidarte de la vida social y tener una buena alimentación. Pero resulta que cuando te contratan es poca la paga, porque no hay una valoración de todo esto que hay atrás”.

Latife Zetune dice que hay otros elementos: “No valoramos el talento hasta que alguien más nos dice: miren lo que hace Isaac Hernández. No es la primera vez que lo consideran el mejor bailarín del mundo, pero si no le hubieran dado el premio Benois de la Danse, no lo reconocen”.

Por ello, añade que las dos rutas de trabajo que tendrá la fundación son: una campaña permanente de concientización mediante las redes sociales para que se valore al artista y su producción y la segunda serán una serie de intervenciones en espacios públicos. “Este segundo proyecto se llama Arte en las calles y se realizará los sábados y domingos durante seis horas en la Ciudad de México”.

Latife Zetune asegura que el artista debe vivir dignamente, tener buenas condiciones de trabajo, “porque su impacto en la sociedad es importante, ya que no sólo crea belleza, sino que sus obras hacen al ser humano más consciente y crítico de su entorno.

Información: Crónica.