No eran secuestradores, sino humildes campesinos, los hombres quemados vivos en Acatlán


El rumor con el que se justificó el linchamiento y asesinato de dos hombres que fueron quemados vivos en Acatlán, Puebla, fue falso, ya que tanto sus familiares como la Fiscalía General del Estado, reconocieron que se trataba de dos campesinos de extracción humilde.

La madre del menor que vivió horas de terror ya que vio en vivo los hechos de barbarie a través de una de las transmisiones que se realizaron por la aplicación Facebook Live, por la cual imploró clemencia por su hijo cuando aun estaba vivo, publicó en la misma red que su hijo era inocente y que no lo mataran ya que era campesino y no secuestrador.

"Él es mi hijo, no le hagan daño por favor, no es un secuestrador, él es de Tiangistengo junto con su tío, no sean ingratos, por qué quemaron su camioneta, soy madre, tiéntense el corazón" imploró en la cuenta de una de las personas que transmitía desde el lugar de los hechos, el ruego fue ignorado y la tragedia se consumó.

La autoridad ministerial, por su parte, en comunicado de prensa, confirmó que las personas asesinadas respondían a los nombres de Alberto N. de 56 años y Ricardo N. de 21 años, resaltando que de manera preliminar se descarta que los occisos hubieran participado en algún delito ya que se dedicaban a labores del campo. 

También dio a conocer que se inició Carpeta de Investigación por el delito de homicidio calificado y que elementos de la Agencia Estatal de Investigación se constituyeron en el lugar para llevar a cabo el levantamiento de los cuerpos con el fin de trasladarlos a donde se efectuará la necropsia de ley.

"La Fiscalía de Investigación Regional desarrolla diversas diligencias para dar con los responsables y continúa con peritajes y técnicas de investigación dentro de la indagatoria", señaló tras lamentar los hechos e informó que se aplicará todo el rigor de la ley contra quienes resulten responsables del doble crimen.