Estalla bomba en autobús turístico frente a las pirámides de Egipto


El terrorismo ha vuelto a golpear el sufrido sector turístico en Egipto, luego que una bomba estalló el viernes por la tarde al paso de un autocar turístico por una calle cercana a las pirámides de Giza provocando la muerte de tres viajeros de nacionalidad vietnamita y su guía turístico egipcio. Otros nueve turistas vietnamitas resultaron heridos, además del conductor del vehículo, también egipcio, informó el Ministerio del Interior. Egipto ha sido escenario de sanguinarios atentados yihadistas durante los últimos años, pero recientemente sus blancos predilectos habían sido las fuerzas de seguridad y la minoría cristiana copta.

La detonación de la bomba, de fabricación casera, tuvo lugar a las 18.15 de la tarde. Según el diario Al Ahram, el explosivo se hallaba adosado a una pared de la calle Mariutiya. Las autoridades egipcias enseguida acordonaron la zona, e iniciaron las investigaciones para descubrir la identidad de los responsables. De momento, ninguna organización terrorista ha reivindicado la acción. El grupo violento más peligroso que actúa en Egipto es Wilaya Sina, la filial del autodenominado Estado Islámico -ISIS, por sus siglas en inglés-. Si bien el principal centro de operaciones del ISIS es su feudo de la península del Sinaí, a partir de 2015 ha ido extendiendo sus tentáculos por el resto de la geografía egipcia. Además, la probabilidad de su autoría se eleva si tenemos en cuenta que es el único que en el pasado ha puesto al turismo en su punto de mira.

El ataque contra el autobús podría representar un golpe a la industria turística egipcia, uno de los puntales de la economía del país, justo cuando se había empezado a recuperar del annus horríbilis de 2015. A finales de aquel año, el ISIS derribó un avión civil en el Sinaí provocando la muerte de sus 224 tripulantes, la mayoría turistas rusos. Un año antes, una explosión en un autobús de turistas en el Sinaí había provocado la muerte de 4 personas. En los últimos tres años, se produjo un solo ataque mortal contra turistas, lo que explica que Egipto fuera en 2017 el Estado que registró un mayor aumento anual de visitantes extranjeros, con un 55%, alcanzando los 7,5 millones.